De esos pensamientos absurdos que es agradable documentar.

No recuredo a qué huele Colima, tal vez a nostalgia, a dulces de tamarindo con azucar bien refrigerados, a mi padre, a la ausencia de mi madre, a una parte de mi vida, a tres años nuevos, a ninguna navidad, a catorce sillas de madera, a una carpintería abandonada, a un gran jardín descuidado, a interferencia, a poesía, a pelotas de plástico que nunca me regalaron, a alcohol, tal vez, aún no lo decido.

¿Te imaginas que de repente todos los pensamientos que tuviste alguna vez en algún lugar te visiten cuando vuelvas? Todos. Que todos los aromas vuelvan a encontrar tu nariz, entonces volverían a mí recuerdos de de Julieta, Héctor, de Marcela, de mi infancia, de los productos para cabello que ella utilizaba para esponjar su cabello largo y negro y recordaría cómo la espiaba desde el marco de la puerta, esperando a que estuviera lista. Que todos las preguntas que te hiciste en esos momentos te asaltaran de nuevo, ansiosas, buscando encontrar en tí las respuestas después de haber sido abandonadas tanto tiempo. Que todos los sonidos de aquel tiempo regresaran con una nueva melodía, que las paredes te digan cómo te recuerdan y se sorprendan de lo mucho que has cambiado, que te cuenten las cosas que te has perdido y que las cosas que perdiste en aquel lugar despierten del letargo de haber sido olvidadas y te reclamen no haberlas buscado bien. Que las puertas te describan lo que sintieron cuando las cerraste, la última vez que sintieron tu mano sobre ellas, los sentimientos que le transmitiste, las ventanas se alegrarían al verte de frente y recordarían tu espalda cuando partiste.

Mientras el cielo sonríe, porque ha estado contigo todo el tiempo y las nubes son mensajeras, viajan de aquí para allá con noticias sobre las personas, les dicen a las cosas que te extrañan cómo has estado y te llevan saludos con olor a lluvia de todos los lugares que has vistado, sonrisas líquidas de las personas que has conocido, emociones intermitentes de los sentimientos que has experimentado, el cielo, el gran compañero, las nubes, cómplices, las cosas, testigos y nosotros viajeros.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s